domingo, 22 de julio de 2012

Arte y música

Es sabido que "Todas las Artes tienden a la Música", ya lo dijo el poeta Paul Valery el siglo pasado y, antes que él, en el XIX, Walter Pater.  Esta es una frase que condensa toda una visión formalista del Arte, esto es, la que mantiene que lo fundamental del arte se haya en la forma y no en el contenido. Dado que la Música es pura forma ésta se convierte en el modelo a seguir. Y no se trata, como en el caso de Kandinsky, de señalar una correspondencia basada en la sinestesia (oir colores, ver sonidos), o de tomar la música como tema de la pintura o fuente de inspiración espiritual. Se trata de reparar en que el lenguaje del arte, en la medida al menos en que este lenguaje tenga una dimensión sensible, dirigida a los sentidos, tiene una forma de organización común, una igualdad estructural, unos conceptos compartidos, que en la música se enuncian con más claridad, pero que operan por igual en el resto de las artes. Esta es una autoconciencia muy propia del siglo XX: El Arte se vuelve sobre si mismo y se examina, se abstrae de aquello que no  sea esencial, se formaliza. Todo lo que no sea su propio lenguaje es visto como anecdótico, superfluo, desechable... El arte abstracto en una de sus formulaciones más radicales es esto, pura forma entregada a si misma, que no significa nada, que no representa nada.  Pero todo el arte plástico, sea o no abstracto, usa este mismo lenguaje y desde un punto de vista formal puede ser considerado igual: No importa que pintemos unas manchas que se entiendan como un desnudo o un paisaje,  o que se trate de unas manchas sin más. La forma se rige por las mismas leyes. De ahí que en cierto modo se pueda considerar que toda pintura es abstracta. Hay muchos pintores que podrían nombrarse para ilustrar esto, Morandi sería uno:




Es un bodegón lo que vemos, si, pero es sobre todo pintura. Es más importante la composición espacial y del color que el motivo en el que se apoya.

 La abstracción como estilo lo que puede hacer es explicitar este lenguaje sin más, convertirlo en tema sin ningún apoyo. Digo que puede hacerlo porque muchas veces no lo hace, ya que a pesar de todo muchos artistas entregados a la abstracción si quieren significar o representar algo, pero desde una conciencia radicalmente subjetiva.

¿Y cual es el lenguaje de las artes plásticas? La mancha, el trazo, la linea, el color, la textura, la composición...  Existe una lista de conceptos, de recursos , pero sobre todo existe una estructura de correlaciones entre estos elementos que es lo propiamente musical: Proporción, repetición, ritmo, armonía o contrapunto son parte del lenguaje del arte plástico que tiene su modelo en la Música. Como digo, se trata de una visión formalista del Arte, en la que el lenguaje es el propio tema, el contenido.

Quizá con unos ejemplos se entienda mejor lo que explico. De nuevo he salido por Barcelona dispuesto a buscar exposiciones en el panorama galerístico que ilustren esta visión formalista del arte, esta vez intentando encontrar exposiciones de grabado. No es tarea fácil, porque en Barcelona no suele haber muchas exposiciones de grabado y casi no hay galerías centradas en el arte gráfico. Aún así encontré ejemplos donde la relación entre música y plástica es bastante clara. Propongo la visita de dos muestras:

En la Galería Eude podemos ver hasta el 18 de Octubre una exposición enteramente de obra gráfica del artista Joaquim Chancho, titulada "Barres i estrelles",  constituida básicamente por dos series. En la primera, un conjunto de Aguatintas en color tituladas Montserrat, tenemos un ejemplo de disposiciones rítmicas como recurso básico de las composiciones:



Creo que esto es algo así como un ritmo africano, una base. Tenemos repetición, las bandas, y ritmo, proporcionado por las diferencias de color y su disposición. En toda la serie Chancho juega con estos pocos elementos, en los que explora diferencias que podríamos llamar rítmicas:








En la web de la Galería se puede ver parte de la serie . También se puede leer la nota de prensa, de la que destaco, para nuestros fines musicales, esta frase del Abad de Montserrat Josep Mª Soler:

"... Su simplicidad dice mucho y todas juntas, forman una autentica Sinfonía de lineas, formas y colores..."

En Círculo del Arte tenemos hasta el 15 de Septiembre  otra exposición, esta no únicamente de obra gráfica, en la que tambien podemos ver un claro ejemplo del uso de un lenguaje plástico con un correlato musical. Se trata de la exposición "La Música del Color" de Jaume Ribas. Vale la pena ir a verla al Círculo por varios motivos, entre ellos disfrutar de la presencia "aurática" de las obras,  del tamaño de alguna de ellas y la posibilidad de verlas enfrentadas en su escala real, pero tambien para ver El Circulo del Arte, pues aparte de la exposición hay siempre una muestra cambiante de otros artistas, ahora mismo recuerdo unos aguafuertes de Fernando Bellver y unas aguatintas de Jutta Votteler. Si  no os es posible acercaros podeis bajaros en PDF la versión digital de la revista que el Circulo edita, su último nº, donde teneis las obras de la exposición de Jaume Ribas completa.
El título de la muestra - La música del color-  ya nos indica que el autor reflexiona en su obra sobre esta relación entre el lenguaje plástico y el musical. El contrapunto sería el concepto más explorado. No es una exposición únicamente de grabados, hay tambien pinturas y dibujos, pero nosotros nos fijaremos en el grabado, en lo que respecta a la técnica aguafuertes y aguatintas con algún fondino. Aquí tres ejemplos:










Estas tres piezas muestran significativamente el problema que principalmente se plantea Ribas, y que se repite en muchos de sus cuadros, un fondo de color, una mancha, sobre la que se disponen unas lineas que dividen el espacio y crean unas figuras geometricas planas. Un primer contrapunto se da entre la relación entre lineas y mancha. Un segundo contrapunto se da en el dibujo que la linea compone y el color de la linea; El color de la linea cambia, no es uno sino dos colores que en algunos casos son complementarios y en otros están en relación harmónica con el fondo. Existe tambien una idea de progresión entre el fondo y las  figuras geometricas que las lineas forman. Dicen que la musica requiere de tiempo, de linealidad, y que la pintura es inmediata. En el juego de estos contrapuntos podemos pensar en un recorrido de nuestra percepción visual, en un intento de linealidad temporal estructuralmente parecido al de una composición musical. Recorrido este que por otro lado está presente en muchos cuadros de muchos artistas, se refieran o no a la música las obras, y que tiene que ver con mecanismos perceptivos de nuestra visión. Y esto es así porque estructuralmente el uso del lenguaje en lo que se refiere a su forma tiende a la música, tal como nos advirtió Water Pater o Paul Valery.

Para acabar, y como estamos tan musicales, un poco de música, esta vez un Boogie Woogie de Lluis Coloma Trio & August Tharrats:


2 comentarios:

  1. En las tres ultimas imagenes, las aguatintas de Jaume Ribas las líneas son las que aportan "linealidad" a la obra, las que retienen la mirada en el tiempo a través del formato, siguiendolas comprendiendo su juego y sus errores o contrapuntos, generando en nosotros un desasosiego por nuestra tendencia hacia la perfeccion, la simetria, igualdad de partes, nos despiertan el sentido y la busqueda de armonía visual por sus ligeras imperfecciones, se refiere con ello a los altibajos musicales por ejemplo, pienso... cambios de nota por cambios de color...Podría estar más en unión con la musica que otras obras por eso mismo, los fondos de distintas tintas por ritmos distintos...
    Un saludo Tomas, lo dejo aqui.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar Dolores, el análisis que haces lo encuentro muy completo. Un saludo.

      Eliminar