lunes, 10 de octubre de 2011

¿Grabado Postmoderno?

Transgredir los límites es una de las prácticas básicas de la Modernidad, que en las vanguardias históricas adquiere su expresión final, entendiendo por expresión final el momento en el que ya es posible la abolición de todas las fronteras. El artista no tiene límite alguno, salvo el que fija su propio programa de construcción de una artisticidad concreta. Esta liberación se ha convertido hoy en una rutina, en un requisito, como en la época de la academia podría serlo el dibujo de la correcta anatomía. Los istmos “revolucionarios” se sucedieron en el siglo XX a una velocidad comparable a las revoluciones que nos ofrece Internet con sus nuevas formas de socialización y liberaciones varias. Liberación de la información, liberación de la conducta, donde todos podemos elegir Rol, convertirnos –siguiendo de nuevo a Baudrillard- en simulacros hiperreales inmersos en todas las “segundas vidas” que se nos antojen, adoptar por fin la personalidad anhelada, pertenecer a las redes sociales que más se adapten a nuestros fugaces deseos, y ser alternativamente solidarios, Hackers, compradores compulsivos en una subasta tras otra, consumidores de porno a la carta… El éxito de Internet, nos advierte Bauman, no es la facilidad para establecer vínculos, sino la facilidad para romperlos sin consecuencia alguna: Si no te gusta cambia de página, “surfea”, explora otro hipervínculo… Afectos virtuales, suma de la inteligencia de todos nos dicen entusiasmantes, creación por fin del conocimiento colectivo, pero también suma de la estupidez globalizada, apoteosis de la banalidad y el chismorreo…
Mundo de hibridaciones sin fin, de posibilidades abiertas, de redefiniciones y construcción continua de narrativas. Las narrativas son demócratas, el discurso excluye ya desde su artículo determinado; Así que la gráfica se deja también llevar por el contexto y emprende los caminos del Arte contemporáneo. ¿Gráfica Postmoderna, gráfica liquida, imposible de fijar? ¿Es ya “cualquier cosa” un grabado? La matriz pierde su materialidad, se hace virtual y elige diversos formatos para convertirse en Mercancía museizable. La estampa desaparece, la reproductibilidad que mágicamente conservaba el Aura y la originalidad se pierde en un juego de espejos que se prolonga aparentemente sin fin, en una reflexión para colgar en las paredes y adaptarse a diversas disposiciones, siempre sensible al espacio expositivo, tan brillante como el último soporte de moda para el libro de artista (¿Aluminio, Metacrilato, fotograbado sobre acetatos superpuestos?)
Redefinición entonces de la artesanalidad de los procesos tradicionales, porque si una imagen puede concretarse sobre cualquier soporte sin necesidad de manualidad, si la imágen puede ir desde nuestro PC a la galería, el hecho de escoger un método tradicional ¿No se torna significado? ¿No es este un caso en el que el medio se vuelve narrativa, y la elección del medio parte del mensaje? Última liberación convertida en Mensaje de tactilidad también hibridizada, que puede referirse a la reactualización de diversas herencias de la historia del arte gráfico: Explosión del libro de Artista desligado incluso de todo contenido, del Tag Xilográfico en las paredes suburbiales, del cómic grabado, de la matriz autónoma imposible de estampar… Territorios donde la construcción del significado descansa en parte en la experiencia del propio proceso, en su concreción artesanal, en el contacto material... Y de nuevo solidez, solidez rescatada como una opción narrativa, de una yoga que se apoya en la construcción táctil de la matriz, manualidad interpretada como escala básica de la percepción humana. Arte inscrito en una cultura material en la que la artesanalidad es una elección que ya no pretende centralidad alguna… ¿Ritualización del proceso, mistificación romántica del artista en el taller cuando ya el taller es visto casi como un peso muerto, como una renuncia de nuevas posibilidades? Pero también una ética de lo que significa la actividad del artista.

Y ahora, un poco de Jazz, Coleman Hawkins, Love song from Apache:


No hay comentarios:

Publicar un comentario