sábado, 23 de mayo de 2015

Exposciones de gráfica en Barcelona(10)

Dice Nelson Goodman en su libro Maneras de hacer Mundos que:

"Cuanto menos accesible le sea el estilo a nuestra perspectiva y cuantos más ajustes nos veamos forzados a realizar, más se incrementará nuestra intuición y más se desarrolarán nuestros poderes de descubrimiento. El discernimiento del estilo es un aspecto integral de la comprensión de las obras de arte y los mundos que ellas nos presentan" (1)

Este autor y este fragmento me vinieron a la mente al ver la exposición que Jose Maria de la Rubia Tejeda presenta hasta el 5 de Junio en Tinta Invisible, un conjunto de 20 estampas reunidos bajo el título de Utopía. También, por el título, me vino a la mente Tomas Moro y su libro Utopia, en concreto la definición que se cita al inicio de su ensayo en la edición que tengo:

"Voz griega cuyo significado es No hay tal lugar."

A la vista del conjunto que Tejeda presenta se hace dificil saber en que sentido el autor utiliza el término, pero por suerte él mismo  me lo explicó, advirtiéndome que en un primer momento el sentido de la serie tenía más que ver con la inevitabilidad de las guerras y con la imposibilidad de una sociedad libre de conflictos ( así pues el título y sus definiciones activan como contrapuntos el sentido general al que las imágenes se remiten) pero que pasado ese primer momento de ideación las imágenes tomaron un rumbo algo distinto, que seguramente se concretará cuando la serie, de 66 imágenes, esté completada.



De izquierda a derecha: El autor y el corresponsal de Grabado Líquido

Pero vayamos con Goodman, porque al ver la serie de Tejeda la relación de sus imágenes con la fotografía como lenguaje visual pensé precisamente en qué diferencia abría entre esa formalizacion y otras parecidas en las que se parten de presupuestos similares. También,  qué subraya la formalización de este artista sobre las imágenes de las que parte, de diversa procedencia, como por ejemplo la siguiente, de la 1ª guerra mundial:




Sorprendentemente las elecciones del artista, linoleo, papel japones y barem, aportan un matiz en la calidad de los grises que resulta significativo en la factura:  la irregular presión, tanto en la mancha como en los blancos, matiza la dureza del tratamiento fotográfico de la imágen.  Después está el conjunto y su deriva hacia un collage Pop, o incluso la paradoja que plantea alguna de las estampas abordando uno de los temas fundamentales del arte visual contemporaneo: La reflexión metalingüística, tanto, en este caso, por la virtud manual que se muestra en la factura, como por la elección de los contenidos en varias de las imágenes.






Y de Tinta Invisible y Jose María de la Rubia  nos vamos a Círculo del arte, donde, hasta el 30 de mayo tenemos una apreciable muestra bajo el título Grafik Barcelona-Leipzig,  en la que, precisamente, uno de los 2 talleres participantes es Tinta invisible.




Destaquemos sin embargo la participación alemana y las xilografías en color y de gran formato del taller Carpe Plumbum , de estampación más que notable. Lamentablemente, en lo que respecta a las fotos, los reflejos en los vidrios del enmarcado han sido inevitables y no teneis más remedio que visitar la muestra:




En la sala interior hay que destacar la presentación de una serie de grabados con la resucitada técnica del cliché-verre , en la que incluso podemos ver las gruesas  planchas de vidrio y la insoladora con la que se revelan los trabajos.





Esta muestra está comisariada por una vieja conocida de Grabado Líquido, Marible Mas, que, aparte de con ediciones del taller de la Esquina, también participa en la sala interior con su cliché-verre:





Y es inevitable, en esta propuesta de itinerario gráfico plagada de conocidos, mencionar la participación este fin de semana de Carmen Castellví en la actual edición de Tallers Oberts. La artista presenta una serie de 12 litografías intervenidas e iluminadas que son una muy intensa percepción de la fragilidad y la vida,  del desgaste de la lucha y la memoria:




La muestra se completa con trabajos cercanos a esa serie, en los que destaca el proceso de collage para construir las imágenes  y la presentación de las estampas sobre bastidores:






Y como no todo sucede en Barcelona, en Roca Umbert , Granollers, Montserrat Moliner vuelve a exponer su Intento de asesinato, con el doble aliciente de presentar varias piezas nuevas con respecto a la pasada muestra en TPK y de visitas guiadas por la autora.


Fragmento del dibujo mural exclusivo de esta muestra


Además el propio recinto fabril de Roca Umbert merece en si mismo una larga ojeada, por lo que podemos visitar ambos con visitas guiadas. Recordemos que Intento de asesinato es una reflexión sobre el proceso de desmantelamiento de otro recinto fabril, y que por tanto su muestra en estos contextos (TPK, Roca Umbert) es muy pertinente.




Para acabar esta entrada un homenaje a un  rey, y por supuesto un rey que merece ese título porque se lo ha ganado con la excelencia en su trabajo, la única manera moralmente aceptable de ser rey en algo...  Si, la emoción se ha ido, pero gracias a él  no del todo:








(1) Goodman, Nelson. Maneras de hacer mundos. Editorial Visor, La balsa de la Medusa, pag. 66)

No hay comentarios:

Publicar un comentario