sábado, 14 de marzo de 2015

Exposiciones de gráfica en Barcelona (9)

En el glosario de la Guía para la identificación de grabados su autora -Rosa Vives Piqué- define y distingue entre monoestampa y monotipo.  Una monoestampa es una estampa modificada por otros medios gráficos y un monotipo es un procedimiento de estampación en el que no existe ningún tipo de incisión en la matriz, no hay nada grabado.  En ambos casos el resultado es una estampa única, pero en el primero si existe una matriz grabada y en el segundo no. La precisión de tal distinción siempre me ha llamado la atención, en parte  porque es una distinción que apenas nadie usa (Generalmente se llama a todo monotipo, incluidas las monoestampas) y en parte porque tuve- en mi paso por la universidad- de profesora de historia y teoria del grabado a Rosa VIves, y recuerdo con viveza algunas de sus clases, en las que, entre otras cosas, nos explicó está distinción.

Este hecho viene a cuento porque en la Galeria Eude tenemos, hasta el 23 de Abril, una exposición de grabados del artista Miguel Condé, en la que se pueden ver varios ejemplos de monoestampas.

Especialmente significativo para entender esta distinción es el conjunto de 4 estampas en las que, claramente, se ve que se trata el mismo grabado modificado en cada caso para hacer el resutado único, pero hijas las 4 estampas de la misma matriz grabada.









Singularizar las estampas de una edición realizando un conjunto de monoestampas es una práctica de la que podríamos encontrar fácilmente ejemplos más o menos pronunciados en otros artistas, en los que el diseño grabado es fácilmente reconocible o al revés, en que no  parece en absoluto que haya un mismo diseño de base; La gráfica es el terreno de la edición, pero en sus argumentos en torno a la originalidad y al valor de sus resultados producir obras unicas, o series de variaciones, es algo que se da con frecuencia.
 Volviendo a esta exposición y a Condé, no tan solo podemos ver varios ejemplos de monoestampas, también parece que en los dibujos y técnicas mixtas se tiene en cuenta el lenguaje gráfico, hasta el punto de poder pensar que alguno de esos originales es una monoestampa hecha a partir de una prueba de estado, a la manera en que artistas como Degas trabajaban.




Pero los motivos para ir a ver esta exposición  no acaban en esta rareza  sobre  nomenclatura gráfica y su relación con la producción de Unicum. Condé, en sus grabados, se inserta claramente en una reinterpretación/continuación de la gráfica clasica del barroco, recordando en los rayados a la escuela de Rembrandt y en los temas al mundo autorreferencial del arte y del artista, y un poco en la linea introspectiva de autores como  Picasso en su etapa rosa.








En esta estampa, un aire remotamente Goyesco


Destaquemos también el  video/entrevista con Condé que la Galería ofrece, sobre todo en la parte en la que el estampador habitual del artista define el proceso gráfico como una práctica colaborativa, como un arte colectivo. Aquí, de nuevo, podríamos pensar en otra distinción en desuso, ya que en el pasado en la estampa figuraba no solo el nombre del artista, al que se le atribuía el diseño, sino tambien el del grabador y el estampador; distinción  reivindicada ahora dentro del contexto de arte social en su voluntad de diluir la figura del artista genial, tan en boga en círculos contemporáneos.


Miguel Condé explicándose



Y ya que hablamos de arte colectivo pasemos al arte en colectivo:  nuestra siguiente parada será en el Cercle artistic de Sant Lluc  y su exposición de grabados  Gravure Québec - Gravat Catalunya, que podeis visitar hasta el 2 de abril.


En este caso un intercambio de estampas entre dos grupos de artistas, con el fin de itinerar por Catalunya y Québec. Una exposición a dos bandas, por decirlo así, con dos grupos de mujeres, unas de Catalunya y otras de Quebec.  Estampas de diversas técnicas y artistas, con formatos incluso tridimensionales:


Obra de Alicia Gallego


Destaquemos, en este caso, la obra de Deborah Chapman, gran maestra de la manera negra y la Xilografía, presente en la exposición  con un par de maneras negras:







Y la participación de Janine Leroux Guillaume, aguafuertes iluminados:






No muy lejos del Cercle  de Sant Lluc  seguimos nuestro periplo gráfico visitando Olivart art Gallery, donde hasta el 22 de abril podemos ver una muestra de grabado en relieve de la artista Francesca Poza.  Linoleos y xilografias donde el volumen propio del gofrado, la tinta o su ausencia, son los ejes sobre los que Poza realiza diversos juegos y variaciones.




Vista general de la exposición



Y para acabar este itinerario nos iremos a la Fundació Miro donde, en su exposción colectiva Profethia, nos podemos sorprender con una inesperada propuesta xilográfica, la de Per Kristian Nygard, y su Repetición como forma de cambio, 12 estampas numeradas como únicas (1/1) que nos hacen pensar en una tercera posibilidad de Unicum: frente a las monoestampas y los monotipos,  las ediciones de un solo ejemplar, una pirueta que para muchos rozaría el absurdo, sobre todo teniendo en cuenta el título de la serie... ¿O no? Hay repetición de tecnica, medios y formato, pero no de resultados. Interesante y sorprendente en su aire Povera frente a las otras  propuestas y soportes del resto de artistas. ¿Una  referencia al 12 de la bandera Europea?.



De algún modo estas Xilos tienen que ver con Europa

No hay comentarios:

Publicar un comentario