sábado, 24 de enero de 2015

Exposiciones de gráfica en Barcelona(8)

Hasta el 31 de Enero -solo queda una semana- es posible ir a ver en la Galería Eude al maestro Joan Barbarà.  Grabado Líquido ya dedicó una entrada a la exposición retrospectiva que de él se hizo en el Museu de Montserat: Mediterrani.  La exposición de la Galería Eude tiene parte de lo expuesto en común con la exposición de Montserrat, pero también enseña grabados no vistos en Mediterrani.  Además la muestra se complementa con estampas de otros artistas  producidas en el taller de Barbarà.

 Así pues si no pudisteis ir a Montserrat o aunque fueseis la visita de "Joan Barabarà: Grabados Originales" es totalmente recomendable.  Una de las joyas de esta exposición es sin duda el libro de artista sobre Ibiza y Formentera: Eivissa.  La galería Eude presenta los aguafuertes de esta serie en sus dos formatos, como estampas sueltas y como libro. Ya en la exposición de Montserrat la sencillez de estos grabados a la vez que su capacidad de rememorar la luz intensa de esas islas nos llamó la atención.  Grabado Liquido tuvo la oportunidad de hojear ese magnifico trabajo, del que os ponemos algunas imágenes:













Siguiendo con los libros de artista y las exposiciones que acaban en una semana, la Galería Aquafortis tiene hasta el 30 de Enero la segunda edición de su exposición Art sobre paper, colectiva de 21 donde cada artista muestra un libro de artista y una obra gráfica. En la calle Aragón nº 112.  Así pues tenemos una serie de libros construidos bajo muy distintas visiones del aspecto y función que puede tener un libro en el contexto del arte visual contemporaneo, que no se limita a lo que entendemos por "libro".



Libro Objeto  de Mercedes Ruano: DE MUNDO





Libro único de Ana Mª Marín Galvez: "Pasaporte Universal Intemporal"



Por último una recomendación a más largo plazo, de una exposición que empieza.  Se trata de "L'art del gravat antic", en el vestíbulo principal y biblioteca de Letras del edificio histórico de la Universidad de Barcelona.  Hasta el 20 de febrero.  Aquí tenemos una exposición de grabado clásico, con grandes maestros como Goya, Rembrandt, Piranesi, Durero o Tiépolo.

Lo interesante de esta muestra es el aspecto didactico con el que las piezas se ordenan, ofreciendo detalles sobre las técnicas, la función del grabado o cómo valorar la calidad de las estampas.  Tenemos por ejemplo una 2ª o 3ª edición de Goya contrastada con una 10ª edición, del mismo grabado:








En las fotografías que he hecho se aprecia algo menos, pero entre la primera y la segunda imagen la degradación de los grises, debida a un desgaste de las zonas grabadas al aguatinta, es notable.  Esto se debe a las muchas veces en las que la matriz ha sido estampada. Además el papel de la mancha de la segunda estampa está ondulado de la peculiar manera que un exceso de presión provoca: ese exceso es un intento por parte del estampador de compensar el desgaste de la plancha haciendo que  se transfiera más tinta.

Interesantes son también ejemplos de copias entre pinturas y grabados y entre grabados y grabados, y las consiguientes inversiones de la imagen:


Aegidius Sadeler a partir de Bartholomeus Spranger: La sabiduria vence a la Ignorancia


Goltzius copia a Spranger y un anónimo copia a Goltzius

Las secciones en las que está dividida esta muestra resultan muy didacticas e interesantes, pero sin duda "lo interesante", una buena manera de sacar gran provecho de la visita, no es el único calificativo posible bajo el que disfrutar de la colección Furió.  El asombro, incluso el pasmo, están de sobras justificados. La asombrosa habilidad técnica y la capacidad visual para construir  gramáticas gráficas enormemente ricas y precisas es lo que muchos de estos grabados ofrecen.  Sin ir más lejos el célebre "Sudario de Santa Verónica" de Claude Mellan, grabado al buril de una sola linea que obtiene los grises de la distinta presión realizada por el artista al avanzar con la herramienta por el trazo espiral único que lo forma. La espiral comienza en la punta de la nariz.  Pasmoso, y del siglo XVII, la leyenda dice que no solo es una  linea, sino que Mellan la hizo de una sola vez, sin levantar la herramienta de la plancha.



Detalle de la obra de Mellan

 Mellán, aunque el más conocido, no es el único que puede provocar ese pasmo. La sección de grabados al Buril y sus entramados de lineas requieren una visión atenta para apreciar la gran riqueza y complejidad desarrollada por este "aparato" visual del siglo XVII y XVIII destinado a la multiplicación y difusión de las imágenes.  Una muestra que requiere más de una visita.

Para ver la exposición entera recordad que hay que subir al primer piso, donde, en la biblioteca, están los grabados de pequeño formato: Allí encontrareis un autorretrato de Rembrandt, una Xilografía de Durero o una  pequeña escena de Callot, entre otras joyas. Además, junto a la vitrina que contiene las estampas, podreis consultar el libro que sobre grabado Antiguo ha escrito Vicenç Furió:  "El arte del grabado Antiguo".





No hay comentarios:

Publicar un comentario