jueves, 18 de octubre de 2012

Después de una exposición de Rembrandt

Finálmente fuí a ver la exposición de Rembrandt titulada "Rembrandt, Virtuoso del grabado" que tiene lugar en el Museo Diocesiano de Barcelona hasta el 13 de Enero del 2013. Lo que vi fué un conjunto de, más o menos, 60 estampas entre las que no estaban las más destacadas de este autor. Recordemos que la importancia de Rembrandt como grabador se debe al desarrollo de un dibujo sumamente pictórico, a sus clarooscuros, y al hecho de que era el mismo, al menos las primeras pruebas, el que entintaba las planchas, dándole al grabado de esta forma una mayor importancia como proceso artístico. Y de los grabados en los que su técnica se acerca más a lo pictórico hay pocos.Predomina en la colección el grupo dedicado a temas religiosos, entre los que se hecha a faltar uno de sus grabados más destacados, las tres cruces, grabado que es inseparable de la consideración del proceso creativo de Rembrandt, ya que es de suma importancia para disfrutarlo ver las diferentes pruebas de estado:







De este grabado se conocen 5 estados. Os pongo estos dos para que os hagais una idea.
Aún no estando las obras más destacadas o faltando algún ejemplo de estos interesantes procesos, Rembrandt es Rembrandt, y siempre se puede disfrutar de su maestría en aspectos a priori insospechados. Por supuesto con atención, porque en muchos casos son imágenes muy pequeñas, podemos ver en varias de sus estampas las diferencias de mordida, lo que da lugar a grises por el contraste de las propias lineas, o podemos encontrar ejemplos de acercamientos que han tenido un curioso eco posterior. Es el caso, en mi opinión, del inacabado estudio del artista:


Esta estampa, como en realidad las dos anteriores, resultan a nuestro gusto estético sorprendentemente modernas. En el primer caso, el de las tres cruces, por la importancia de los efectos de luz en el significado, que lo acercan al expresionismo, y en este estudio del artista, el hecho de que esté inacabado. Podría ser una estampa del siglo XX. Me ha recordado, en la disposición de sus masas, a un juego que le encantaba a Picasso, que es dar diversos grados de acabado a sus dibujos, de modo que una parte de la composición se resuelve en unas pocas lineas, mientras que, al mismo tiempo, en otro lado una parte del dibujo está trabajada con espesas tramas que funcionan como contrapeso compositivo:



La expresividad de los trabajos inacabados, y el propio concepto de acabado, es algo que en el lenguaje artístico ha propiciado en ocasiones grandes hallazgos. Recordemos también los inacabados esclavos de Miguel Angel:



En general los trabajos del pasado, que eran realmente inacabados, han dado lugar en lecturas posteriores a nuevas formas de acabado que han influido sobre todo en el Romanticismo y especialemente en el expresionismo (Todo esto dicho advirtiendo que se trata de una lectura sumamente personal que propone la mirada de Grabado Líquido).

Hay en la exposición otras estampas que me han llamado la atención, los dos retratos de la madre del artista o la huida a Egipto nocturna, que ya salió aquí en Grabado líquido. O el delicado Anciano con la mano sobre los ojos. O el desnudo de una joven negra:



Y ya que estamos en este plan, tan en el grabado de los grandes clásicos, no puedo dejar de mencionar la exposición que tiene lugar ahora en el Caixa Forum de Barcelona, Las Artes de Piranesi, donde, aparte de constatar de nuevo que Piranesi resulta agotador, tenemos la oportunidad de comparar, en la sección de Carceles, una Estampa de la primera serie con la segunda serie de carceles completas, y observar el cambio en el grafismo y en la mirada del propio Piranesi con respecto a si mismo. Los personajes de Piranesi de estas carceles me han recordado enormemente a los personajes de los grabados de Dali, en la forma en la que, con un arabesco, describen una figura. Claro que, comparando maestrias, yo me quedo en este caso con Piranesi.

Como muchos de mis lectores no podrán ir a ver estas exposciones, para terminar os propongo la visita virtual a una colección de grabado histórico que tiene un interesante hilo conductor, y que conocí a partir de mi primera entrada sobre esta exposición de Rembrandt: Se trata de "Grabados antiguos sobre el mundo del Arte", y, en su especificidad, es un claro ejemplo de la importancia de la mirada del coleccionista.


No hay comentarios:

Publicar un comentario