sábado, 14 de abril de 2012

REPETICIONES (1)

La repetición es algo ante lo que un grabador se situa. Si se graba un diseño en una matriz la finalidad principal es la repetición. Puede ser una repetición pautada por una serie de convenciones (La edición y sus límites, las nomenclaturas, los porcentajes de unos ejemplares y otros... todo ello dirigido a estandarizar unos límites que fijen el valor de la gráfica),o puede ser una repetición que se situe frente a esas pautas convencionales (Y así tenderíamos la obra gráfica que se dirige hacia el ejemplar único, o bien aquella que niega los límites a la reproductibilidad y tiende al infinito -las inacabables series de Serigrafías y Litografias de Warhol, por citar un caso paradigmático-) o incluso puede tratarse de obra gráfica al margen de las convenciones de edición internacionales (ni numeración, ni firma, ni posicionamientos de ningún tipo).
La cuestión es sin embargo que la repetición es, o parece, connatural al grabado, y por tanto los artistas que hacen obra gráfica piensan en la repetición como una condición de su actividad.
La repetición resta valor a las obras. Como advertía Walter Benjamin la reproductibilidad destruye el “Aura”. Es por eso que la obra gráfica tiene un valor, en cada uno de sus ejemplares, menor que la obra única. Si pensamos en un entorno plástico, en la pintura, la cosa está clara. Un pintor pinta cada cuadro individualmente. Cada cuadro es diferente, único. Una estampa es parte de una edición. Una edición convencionalmente considerada de originales repetidos. En Originalidad, Originalidad 2 y Originalidad 3 exploré esta convención. Un artista que sea pintor y grabador puede establecer con precisión en su obra la diferencia entre unicidad y multiplicidad... Pero esto que explico, que parece tan claro, puede parecernos en muchos casos confuso...

Preguntas:

¿Es siempre la obra de un pintor la suma de un nº determinado de obras únicas?

¿Es siempre la obra de un grabador la suma de un nº determinado de obras múltiples?

¿Qué papel juega la repetición en la pintura o en el arte en general?


Para pensar en ello me he ido de galerías por Barcelona. Mi objetivo: encontrar de qué manera los pintores usan la repetición. No me ha costado gran cosa encontrar diversos ejemplos de artistas que usan la repetición en su obra, y de distinta manera.

Al primero que me he encontrado es a Peter Halley y su exposición “8 small prisons and other works” en la galería Senda. Un ejemplo perfecto para empezar. Lo que Halley nos presenta es un mismo diseño coloreado de 8 maneras distintas. Se repite el formato (81,3 x 81,3 CMS), se repite la composición y se repite la textura (en cada cuadro, un estuco industrial formando el marco de otro cuadrado interno). Varian los colores... Un grabador podría pensar esta exposición como el resultado de entintar una misma matriz de diversas maneras, es decir, como pruebas de color o una edición de 8 monoestampas (diferente de los monotipos en que en los monotipos no hay una plancha grabada)... Pero ¿Con que objeto lo hace Halley?







En un primer nivel, digamos connotativo, la repetición que usa Halley es un recurso plástico que resalta precisamente lo que no se repite: lo que cada una de las 8 obras no tiene en común, la combinación de colores. Lo que esto denota, lo que significa, es más complicado. La galería Senda ofrece al visitante un catálogo en el que un texto explica el significado de estas 8 piezas (texto de Julia Morandeira Arrizabalaga, diría que excesivamente imaginativo). Para mi la conexión con el formalismo geométrico y los peligros de la repetición es más que suficiente para explicar el sentido de esta propuesta...

Si. La repetición es un recurso plástico. El pintor se repite en su lenguaje para crear cadencias, ritmos, como en la música (de ahí la frase “Todo Arte tiende a la musica”) Con estas repeticiones formales construye un significado. Halley propone una repetición muy acentuada y por medio del color plantea un ritmo.

Otro ejemplo lo encontré en la Galería Carles Taché, en la exposición de Miguel Angel Campano. En esta muestra hay una obra donde la repetición juega un papel fundamental. Esta:





Esta obra de Campano nos propone variaciones sobre la repetición de un modulo compuesto por un círculo inscrito sobre un rectángulo. La obra es más grande de lo que muestro, extendiendose por la pared y por la pared de enfrente, de modo que el observador esta “rodeado” de la obra. Aquí cada elemento está claramente subordinado al conjunto (Las piezas de Halley son más independientes, sacan partido de la repetición pero funcionan por si solas). Parece que Campano en este caso usa la repetición imitando a la naturaleza, proponiendonos la progresiva variación de un módulo en expansión... La geometría juega tambien un papel, pero no tan estáticamnete como en Halley.
Siguiendo mi periplo llegué a la Galería Jordi Barnadas. Allí expone el pintor Didier Lourenço un conjunto de pinturas bajo el título “Contenedor de emociones”. De esta muestra no tengo foto, así que os pongo el Link para que veais a qué me refiero: http://www.barnadas.com/obrasexpo.asp?id=99&lang=cat. De nuevo la repetición, esta vez de una cara o más bien de unos grandes ojos que miran al espectador... Lo que repite Lourenço es el tema (no en toda la exposición, ojo). Se podría decir casi lo mismo que en el caso de Halley, salvo que esta vez cada obra es totalmente independiente. No me parece que este conjunto construya en sus variaciones un significado. Aquí la repetición tiene otro motivo-en mi opinión- que tambien está presente siempre más o menos en la motivación de la repetición: Si una obra se vende bien, repítela. Esta motivación es controvertida entre los artistas (pero muy, muy común) porque tiene un serio peligro, y es que si la repetición no construye un significado esta puede ir en detrimento de la obra, puede volver lo visto en algo más que repetición: en reiteración... Cuando pasa esto lo sabremos facilmente: Si frente a un conjunto de obras observamos la repetición como una potenciación del contenido el pintor acertó, si en cambio la repetición es innecesaria o, lo que es peor, disminuye la efectividad de la obra o incluso la vuelve monótona entonces el artista erró. A mi me parece que en general repetirse para vender o porque se vende es un buen motivo, pero tiene sus límites. Estos serán distintos en cada autor en el sentido en que la pérdida de calidad llegará antes o después.

Otro ejemplo más, esta vez tambien para demostrar que fuera de Barcelona hay vida. Propongo visitar la exposición titulada “Leivmotivs” del pintor Oriol Arisa. Hay que ir a Sabadell, a la Sala 1 de la Academia de Bellas Artes de Sabadell. Aquí tenemos un ejemplo más de repetición,es un ejemplo virtuoso de cómo usarla: Arisa repite el tema en series y repite el cuadro en parejas, de un modo imperfecto (porque no se trata de copias) y dinámico:








Pienso que la repetición en Arisa tiene como objeto la construcción de un lenguaje plástico, su expansión, y el desarrollo y comentario irónico de los propios temas que se plantea. Una repetición para mi acertada y potenciadora, que invita a una mirada en detalle en la que la repetición cobra un significado denso... En especial esto es claro en el grupo de casas de artista o talleres en llamas, por el nº de variaciones que el autor se plantea:



Está en Sabadell, pero que eso no os detenga, Leifmotivs es una exposición muy interesante...


Bueno, creo que para empezar con la repetición ya es suficiente por hoy.

2 comentarios:

  1. Un saludo antes para ti, nuy interesante, en verdad despues de leerte me dejaste pensando,...
    te felicito por tu blog, me gusta mucho!

    Liliana

    ResponderEliminar
  2. Gracias Liliana, que bueno verte por aquí también, un saludo!!!!

    ResponderEliminar