lunes, 21 de noviembre de 2011

Originalidad(2ª parte)

La peculiaridad de la estampación es un detalle de la originalidad en el grabado. Un detalle físico que trata de negar la igualdad entre los ejemplares estampados de una misma matriz... En realidad, a pesar de lo dicho antes (en Originalidad primera parte), en la mayoria de ediciones las diferencias son mínimas, la intención en la estampación es la misma, y no por ello se considera menos original una edición de aspecto uniforme que una claramente diferente en cada una de las estampas.. . Hay que hacer hincapie en que se significa cuando se dice que cada estampa es original, esto es: Que podemos atribuir el origen de cada estampa a la "mano" del artista. Pero mejor que mano será voluntad o quizá decisión. Cada estampa tiene su origen en las decisiones y la voluntad del artista, que si bien no entinta o estampa cada prueba supervisa todo el proceso. Podriamos decir que lo que el artista ha de hacer-al menos- es dibujar la matriz... Nicole Lebourg, en su libro Curso de Grabado ( Editorial de Vecchi, S.A.) proporciona un marco para fijar unas características concretas que ha de cumplir la obra gráfica, y también las comenta. Las características propuestas son las que definió la cámara sindical de la Estampa, el Dibujo y el Cuadro y el comité SAGA en 1996 en Francia, para distinguir y definir una Estampa original de otra de Interpretación u otra deRreproducción. Así una estampa original es aquella que se deriva de la estampación de una matriz grabada por el autor bajo la supervisión del propio autor. Una estampa de interpretación es aquella en la que la estampación no ha estado bajo la supervisión del artista, o incluso este ni siquiera grabó la matriz. Y una estampa de reproducción se da cuando por un medio fotomecánico o digital se reproduce y transfiere a una matriz un dibujo, pintura, etc, sin más, simplemente. Aquí lo único que hace el artista es, cuando lo hace, autorizar la reproducción. Hasta aquí el marco teórico(en realidad Lebourg especifica más y comenta algunas características concretas para recalcar su importancia o manifestar su desacuerdo). A cualquiera familiarizado con la gráfica contemporanea no se le escapará lo restrictivo de este marco, y cómo en la realidad se es mucho más flexible en la consideración de lo original. Un observador imparcial podría incluso llegar a la conclusión de que lo realmente imprescindible para que una obra gráfica sea tenida por original es que esté numerada y firmada por el artista, y nada más, siendo todo lo demás accesorio... ¿Y por qué podría pensarse eso?...
Mientras lo pensamos, un poco de Tracy Chapman y su magnifica Subcity:


No hay comentarios:

Publicar un comentario